Las impresoras 3D permiten producir formas complejas y funcionales utilizando menos material que los métodos de fabricación tradicionales. El objetivo es reducir significativamente los costos de construcción utilizando una combinación de economía de escala  y mejoras en la maquinaria de impresión.

Construcción a partir de impresoras 3D

El sistema de impresión 3D  es una tecnología emergente, capaz de generar cuerpos físicos sólidos tridimensionales mediante la adición capa a capa de un determinado material. De esta forma, se  crean estructuras con absoluta libertad y sin la necesidad de utilizar cualquier tipo de molde o proceso convencional.

Las impresoras constan de dos brazos telescópicos unidos por una viga transversal que aloja el cabezal de impresión. Estos brazos se mueven el plano horizontal mediante guías y en vertical mediante la grúa de cada brazo. Al cabezal llega directamente desde la cementadora una mezcla especial de hormigón de secado rápido, que se va depositando por capas en las zonas determinadas según el prototipo creado a través de un programa de diseño.

Beneficios reales en el mercado

Las ventajas que ofrece la impresión 3D son realmente diversas, tanto económicas como ambientales, ecológicas sociales y de eficiencia, comparadas con la construcción tradicional:   

 

  1. Ecológico: las casas impresas en 3D se pueden construir con materiales orgánicos y ecológicos. Además, algunas impresoras utilizan energía solar y generan bajas emisiones de CO2.
  2. Social: Se logran construir casas para personas de escasos recursos, asequibles con materiales ecológicos y de calidad. Pues son de gran ayuda para las personas que no tienen la posibilidad de construir sus casas de forma tradicional debido a los altos costos.
  3. Económico: La impresión de una casa 3D reduce en gran medida los costos de construcción. Por ejemplo, el costo de 1 metro cuadrado de pared con métodos de construcción tradicionales es de aproximadamente $ 75, mientras que con la impresora 3D solo cuesta $ 27.
  4. Eficiencia: Los materiales necesarios para la impresión de una casa son generados por el programa en el que se desarrollaron los planos. Por ende, las máquinas no producen desperdicios, ya que los materiales son administrados de forma precisa. Además, es posible reciclar materiales de previas construcción.

Daniela Parra 
Digital Content Analyst